6.4.09

Imágenes por resonancia magnética (IRM)

Las IRM utilizan ondas radiales y potentes imanes en lugar de rayos X. La energía de las ondas radiales es absorbida por el cuerpo y luego liberada en un patrón formado por el tipo de tejido del cuerpo y por ciertas enfermedades. Un ordenador traducirá el patrón en una imagen muy detallada de las partes del cuerpo. Al igual que la TC, este estudio produce imágenes de secciones transversales del cuerpo. Una IRM también puede producir secciones que son paralelas a la longitud de su cuerpo. Al igual que en la TC, también se puede inyectar un material de contraste.

Las imágenes por resonancia magnética son muy útiles para observar cáncer de hígado. En ocasiones se puede diferenciar un tumor benigno de otro maligno. Las IRM pueden ser un poco más incómodas que la TC; suelen llevar más tiempo, con frecuencia hasta una hora. Se puede introducir al paciente en un tubo que puede afectar a las personas claustrofóbicas. Las máquinas más nuevas, las llamadas “IRM abiertas” pueden ayudar a las personas que tienen claustrofobia, en caso de ser necesario. Como la máquina produce un zumbido que puede resultar incómodo, en algunos lugares se ofrecen audífonos con música para bloquear el ruido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscríbete e infórmate de las últimas noticias relacionadas con el hígado